¿Cuánto Sabemos sobre la Fatiga Mental?

Los científicos culpan a la adenosina, uno de los compuestos que se encuentran dentro de la química cerebral, por los efectos que provoca la fatiga mental sobre la reducción de la resistencia.

¿Qué significa exactamente estar cansado mentalmente?. ¿Qué es lo que realmente ocurre en tu cerebro?.

Los científicos señalan con el dedo a la adenosina, un compuesto de la química cerebral, por los efectos de disminución en la resistencia provocados por la fatiga mental.

En 2009, un equipo de investigación de la Universidad de Bangor en Gales publicó un estudio que demuestra que la fatiga mental afecta el rendimiento físico. Los sujetos pasaron 90 minutos sentados frente a una pantalla de computadora viendo un documental sencillo o jugando un juego de computadora simple pero exigente. Luego, cuando subieron a una bicicleta fija para realizar una prueba contrarreloj hasta el agotamiento, aquellos que habían jugado el juego de computadora informaron inmediatamente niveles más altos de esfuerzo percibido y renunciaron un 15 por ciento antes que los participantes que habían mirado documentales.

promo

Los resultados pueden ser predecibles, pero la magnitud del efecto fue una sorpresa. En términos de rendimiento, sentarse frente a una computadora durante 90 minutos fue aproximadamente equivalente a los efectos negativos que se observarían en una pierna que realiza 100 saltos desde un cajón de 14 pulgadas. La fatiga mental, un tema que en su mayoría había sido descuidado por los fisiólogos del ejercicio desde finales de 1800, de repente se convirtió en un tema candente. Solo en el transcurso del presente año, se han realizado estudios sobre sus efectos en el fútbol, la natación, el tenis de mesa y el ciclismo.

La gran pregunta práctica, por supuesto, es cómo evitar o contrarrestar los efectos de la fatiga mental. Hay varias ideas dando vueltas, pero es difícil sacar conclusiones sólidas cuando el sentimiento en sí mismo sigue siendo una caja negra. ¿Qué significa exactamente estar mentalmente cansado? ¿Qué ocurre realmente en tu cerebro? Proponer una respuesta a estos acertijos es el desafío que asume un nuevo artículo publicado en Sports Medicine, por parte de un equipo de la Universidad de Canberra dirigido por Kristy Martin.

La hipótesis básica que presentan Martin y sus colegas (basándose en una sugerencia de 2014) es que la fatiga mental es el resultado de la acumulación de una sustancia química cerebral llamada adenosina. En este esquema, la actividad cognitiva sostenida quema glucosa, particularmente en ciertas regiones del cerebro asociadas con “procesos mentales de esfuerzo”, como la corteza cingulada anterior. Esta escasez temporal y local de combustible desencadena un aumento en los niveles de adenosina, que a su vez bloquea la liberación de neurotransmisores como la dopamina. El resultado es un aumento en la percepción de esfuerzo y una disminución en la motivación; en otras palabras, una sensación de fatiga mental.

Es casi imposible monitorear en tiempo real la fluctuación en los niveles de los químicos cerebrales en humanos pero hay varias líneas de evidencia que refuerzan esta visión. Por ejemplo, está ampliamente demostrado que los niveles de adenosina aumentan progresivamente cuando no se duerme, y luego disminuyen cuando finalmente la persona se queda dormida. En ratas, las inyecciones que aumentan los niveles de adenosina en el cerebro hacen que tomen decisiones “más perezosas”, eligiendo alimentos fácilmente disponibles pero poco apetecibles en lugar de tomarse la molestia de presionar una palanca para obtener un mejor alimento. Por el contrario, la cafeína bloquea la acción de la adenosina: tiene una estructura molecular similar, por lo que puede unirse a los mismos receptores cerebrales, evitando que la adenosina pueda hacer su trabajo sucio (y todos conocemos los poderes de lucha contra la fatiga mental que tiene la cafeína).

El resultado neto (si esta proyección es correcta) es que tener un exceso de adenosina en el cerebro hace que todo se perciba como más duro. Esto tendría una mayor importancia en aquellas actividades de resistencia sostenida, cuando tienes que luchar en una batalla continua contra tu deseo de dejar de fumar. Por otro lado, en actividades más cortas y de mayor intensidad como correr, podrías degradarla y superar la fatiga mental. Eso significa que en un test de carrera intermitente que alterne entre carreras de velocidad y trote (pensemos en un partido de fútbol)  la fatiga mental no afectará la cantidad de terreno que recorrerás mientras corres, pero sí hará que seas mas lento en las etapas de trote. En otras palabras, en los últimos momentos de un partido de fútbol, todavía podrás correr para alcanzar una pelota suelta, pero es menos probable que estés en la posición correcta para comenzar el esprint.

La conclusión práctica, según los investigadores, es que cualquier cosa que disminuya los niveles de adenosina que se acumulan en su cerebro tiene el potencial de mejorar tu rendimiento de resistencia. La cafeína es un buen ejemplo, aunque no es nuevo.

Simplemente evitar las actividades cognitivamente desafiantes antes de una gran competencia (algo así como una “puesta a punto mental”), sería otra estrategia que vale la pena considerar. Hace algunos años, en un estudio extravagante, los ciclistas tenían que ver un video de una mujer que se comía su propio vómito antes de participar en una contrarreloj de 10K. Cuando se les pidió que mantuvieran una cara de póquer en lugar de mostrar su disgusto (un acto mentalmente fatigoso de regulación emocional) pedalearon con un promedio de 25 segundos más lento. Escuché a Samuele Marcora, investigador principal en el estudio original de fatiga mental de 2009, comparar las demandas de ver este video con las demandas que se les plantean a los atletas para que sean corteses durante entrevistas con ciertos “periodistas entrometidos” justo antes de competencias importantes (una comparación que trato de no tomar personalmente).

Finalmente, existe una seductora recompensa por entrenar tu cerebro para que pueda resistir la fatiga mental, de modo que acumules menos adenosina. Martin y sus colegas sugieren que la exposición repetida a la fatiga mental eventualmente puede hacer que tu cerebro sea más eficiente, de modo que las neuronas situadas en áreas como la corteza cingulada anterior consuman menos glucosa. Este tipo de entrenamiento del cerebro también puede aumentar la cantidad de combustible que tu cerebro puede almacenar, del mismo modo en que el ejercicio produce un aumento en la cantidad de glucógeno que tus músculos pueden almacenar. Ambos mecanismos ayudarían a mantener el cerebro adecuadamente alimentado y, a su vez, reducir la acumulación de adenosina.

Marcora ha llevado a cabo algunos estudios piloto utilizando los juegos de computadora que inducen fatiga mental como una forma de “entrenamiento de resistencia cerebral”, con resultados prometedores. (Lo probé por unos meses y la verdad no puedo decir que haya sido algo muy divertido.).

Pero es importante darse cuenta de que el entrenamiento de resistencia en sí mismo es una fuente bastante potente de fatiga mental, y por lo tanto puede ser una forma propia de entrenamiento de resistencia cerebral. Después de todo, ¿una maratón no es otra cosa que la poderosa capacidad de resistir el poderoso (y eminentemente lógico) impulso de frenar o detenerse? En uno de los estudios previos de Martin, se realizó una comparación entre ciclistas profesionales y aficionados, y se descubrió que los profesionales eran mejores en las tareas informáticas que producen cansancio mental. Los profesionales, a diferencia de los aficionados, tampoco se volvieron mas lentos en las bicicletas después de una sesión de fatiga mental. Esto sugiere que todo el entrenamiento mejoró la capacidad de los profesionales para manejar la fatiga mental, tal vez al reducir la velocidad con que la adenosina se acumula en sus cerebros durante el esfuerzo cognitivo sostenido.

Entonces, para mí, la pregunta que queda sin responder es ¿cuánto margen tenemos para mejorar la fatiga mental?. Si estás entrenando dos veces por semana y tienes algo de tiempo libre, obviamente vas a estar mejor haciendo más entrenamiento físico (con beneficios mentales incorporados automáticamente) en lugar de pensar en el entrenamiento mental. Pero si ya estás entrenando bastante duro, ¿habrá algún beneficio al agregar algunos ejercicios mentales para aumentar tu rendimiento sin una carga adicional para el cuerpo? Mi sospecha es que las ideas más prácticas vendrán de pensar en formas de evitar la fatiga mental en primer lugar, como el concepto de puesta a punto mental. Pero tener un modelo fisiológico bien articulado de lo que realmente es la fatiga mental debería allanar el camino para que algunos experimentos prueben estas ideas.

Autor

Alex Hutchinson

Nota Original

https://www.outsideonline.com/2324771/heres-why-tired-brain-slows-you-down-mental-fatigue?utm_medium=social&utm_source=twitter&utm_campaign=onsiteshare

registro endurance
Facebook Comments


%d bloggers like this: