El sector de natación en un “Ironman”- ¿Poco importante?

En principio podemos confirmar que la influencia temporal de este sector en el resultado total es muy pequeña. No tenemos nada más que analizar alguna competición de Ironman para comprobar cómo por norma general, el ciclismo ocupa en torno el 50% del tiempo de prueba, mientras que a la natación le dedicamos un 10% del tiempo total de una competición Ironman (Figura 1).

Figura1. Distribución general temporal por sectores de un triatlón distancia Ironman (Fuente Runtri.com)

promo

No parece así descabellado pensar que el ciclismo es el sector que más influencia tiene en el resultado final de una prueba de estas características, a la cual le deberíamos dedicar aproximadamente la mitad de nuestras horas en nuestra preparación (hablando de manera genérica), y de la misma forma, podríamos pensar que dedicar un simbólico 10% al sector acuático sería suficiente dada la poca “presencia” que esta disciplina presenta en estas pruebas.

Pero esto no es tan sencillo; lo que quizás no tenemos en cuenta es por un lado el costo energético que nos puede suponer los 3800 metros de nado, y es que al margen del “poco” tiempo que pueda perder , la poca eficiencia y economía de nado puede generarnos una fatiga extra “no prevista”, que influirá en el rendimiento de los siguientes segmento. O quizás no tengamos en cuenta que la natación se desarrolla en un medio “hostil” en donde las adaptaciones técnicas son clave para el rendimiento, y estas requieren de dedicación, tiempo y continuidad.

Pero hoy queremos reflexionar sobre una nota de la web “lavamagazine.com” donde se analizan varios datos sobre el sector de natación en el Ironman y nos hace replantearnos su importancia en determinadas situaciones, como puede ser el caso de aquellos que disputan la competición élite o en sus grupos de edad, o luchan por el “slot” que les da acceso al Campeonato del Mundo en Kona, porque en estos casos, salvo que seas un destacado ciclista o corredor, sí que puedes perder “tu carrera” en el agua.

En el siguiente gráfico , Thorsten analiza los 10 mejores tiempos de nado comparándolos con el tiempo de nado del ganador del Ironman de Kona desde el 2005 al 2016.

Figura 2. Comparativa del tiempo de nado de los ganadores del I.M. de Kona desde 2005 hasta 2016

En cada punto azul se nombra el ganador y el año, y se ordenan según el tiempo perdido respecto la media de los 10 mejores nadadores. Salvo Sebastian Kienle (2014) que fue 4 minutos más lento, el resto estuvieron en un rango de 2 minutos respecto los mejores de este sector.

El autor continua analizando el top 10 de Kona de los últimos 11 años y observa que sólo 4 hombres a lo largo de estos años, hicieron top ten saliendo 6 minutos más tarde que la media de los 10 primeros nadadores; el resto no perdieron más de 4-5 minutos; (figura 3).

Figura 3. Comparativa del tiempo de nado de los 10 primeros hombres en el IM de Kona (2005-2016), respecto la media de los 10 nadadores más rápidos

El caso de las mujeres es similar; salvo que seas una excepcional ciclista o corredor, perder 10 minutos respecto al “top ten” del sector acuático, te deja fuera de puestos cercanos a los 10 primeros al finalizar la competición; (figura 4).

Figura 4. Comparativa del tiempo de nado de las 10 primeros mujeres en el IM de Kona (2005-2016), respecto la media de los 10 nadadores más rápidos

Según el autor esta reflexiones son extrapolables a los grupos de edad en otras competiciones de distancia Ironman. Las fuerzas cada vez están más igualadas en los sectores de mayor presencia temporal, con menores diferencias, mientras en muchas ocasiones, se tiende a menospreciar el tiempo de la natación. Y a pesar de ser pruebas de más de 8 horas de duración, la creciente popularización y aumento de la competencia en cada prueba, hace que en muy poco tiempo, te quedes fuera del “slot”. No tenemos nada más que buscar en cualquier competición y observar como en un par de minutos pueden entrar hasta 4 triatletas rozando las 9 horas luchando por su clasificación (ejemplo Ironman Mallorca, 2016. Grupo 35/39 ) .

Salvo excepciones puntuales (que las hay), de clara supremacía en un segmento, el triatleta moderno de larga distancia no es el ganador de su sector, pero sí que es un triatleta equilibrado que se encuentra entre los más rápidos dentro de las 3 disciplinas. Un desajuste respecto de los mejores tiempos de cada disciplina dentro de cada sector, natación incluida, te deja fuera de la carrera. El actual Campeón del Mundo Jan Frondeno; no ha sido el mejor de su disciplina en ninguna de sus victorias, pero si se sitúa entre los 3-4 mejores de cada una.

Es aconsejable que el triatleta analice su “perfil de triatleta” y compruebe sus posibles desequilibrios entre las disciplinas, y tanto si tiene una ineficiente natación, como si está luchando por situarse en las primeras plazas de una prueba de larga distancia, no debemos subestimar estos 3800 metros de nado, otorgándole una presencia y carga adecuada dentro de nuestra programación del entrenamiento.


    Fuente : lavamagazine.com


Facebook Comments


%d bloggers like this: