Fisiología y Factores que Determinan la Respuesta de la Frecuencia Cardíaca – Parte 2

Variabilidad Día a Día en la Frecuencia Cardíaca

Aunque la fiabilidad de la prueba de repetición de pruebas de FC es alta, existe una pequeña variación diaria. Incluso en condiciones controladas, es probable que se produzcan cambios de 2 a 4 latidos/min cuando los individuos se miden en días diferentes. Para minimizar el efecto de esta variabilidad del día a día en la prescripción de la carga del entrenamiento, se prescriben zonas de FC a los atletas, en lugar de FC puntuales.

Factores Fisiológicos

Deriva o Drift Cardiovascular

promo

Después de los primeros minutos de ejercicio de intensidad leve a moderada, hay una disminución gradual del gasto cardiaco y un aumento de la FC. Este fenómeno de inestabilidad se ha denominado deriva cardíaca. Fue especulado por Rowell (1974) que los factores que pueden contribuir a la deriva son una pérdida concomitante de agua corporal y una vasodilatación periférica. Se concluyó que la mitad de la deriva cardiovascular podría explicarse por deshidratación. Cuando se hace ejercicio en un estado deshidratado la FC puede aumentar hasta un 7,5%. Esto significa que cuando el cuerpo se deshidrata más, el uso de la FC para controlar la intensidad del ejercicio se volverá más y más poco fiable. En el mismo estudio, se demostró que el aumento de la FC estaba estrechamente relacionado con el aumento de la temperatura corporal. En varios estudios se ha demostrado que cuando la temperatura del “core” aumenta, el FC muestra un aumento similar. Al apuntar a una determinada zona de FC durante el ejercicio, debe considerarse la deriva cardíaca.

Factores Ambientales

Temperatura

La temperatura del ambiente puede tener una gran influencia en la relación entre FC y VO2.

Calor

Se han sugerido varios factores que podrían influir en la FC en condiciones de calor. Un posible factor que influye en la FC es la temperatura del core. Las medidas del cuerpo para perder calor son sólo parcialmente eficaces durante las condiciones de calor. Cuando el ejercicio se realiza en condiciones de calor, los mecanismos de pérdida de calor son menos eficientes y la temperatura del core aumenta. En consecuencia, la FC será más elevada a las mismas intensidades de ejercicio. Se ha demostrado que el aumento de la FC puede ser de unos 10 latidos/min, y por lo tanto la intensidad del ejercicio será sobreestimada. Aunque si la FC, en estas circunstancias, puede no ser el indicador más exacto de la intensidad del ejercicio, es un buen marcador del estrés de todo el cuerpo.

Frío

Los dos ajustes principales que tienen lugar en un ser humano cuando se expone a un ambiente frío son una disminución del flujo sanguíneo de la piel y un aumento de la tasa metabólica. Debido al aumento del gradiente de temperatura entre la piel y el medio ambiente, se perderá más calor por convección y radiación al permanecer en temperaturas frías. Para reducir la pérdida de calor inducida por estos mecanismos, se produce una vasoconstricción de los vasos sanguíneos de la piel, y la sangre en las venas de las extremidades se desvía desde las superficiales a las venas profundas. Esto aumentará el volumen sanguíneo central y el retorno venoso. Durante el ejercicio en ambientes fríos, la FC será similar al que en condiciones termo-neutras. Sin embargo, el VO2 será mayor y por lo tanto FC subestimará la intensidad del ejercicio. Durante las condiciones frías, por lo tanto, a menudo se aconseja a los atletas que se entrenen en el limite inferior de sus zonas de entrenamiento para obtener la intensidad de ejercicio requerida.

Altitud

Durante ejercicios sub-maximos en altura, el gasto cardíaco se incrementará debido a un aumento en la FC. Durante esfuerzo maximales en altitud, sin embargo, la FC ha demostrado ser la misma o ligeramente reducida. Cuando los individuos se quedan en altura es más de 3 a 4 días, tienen lugar algunos ajustes en el cuerpo tienen. Como consecuencia, las respuestas cardiovasculares a la reducción de la presión parcial cambian. Varios estudios han demostrado que el gasto cardíaco submáximo disminuye e incluso regresa a los valores del nivel del mar. Esta disminución es causada principalmente por una disminución en el volumen de apoplejía; la FC permanece elevada durante toda la estancia en altitud. Cuando se hace ejercicio en altitud a un VO2 dado, la FC submáxima se incrementa, mientras que el VO2 permanece igual. Por lo tanto, la curva FC-VO2 determinada a nivel del mar no será adecuada para su uso en altitud, ya que la intensidad del ejercicio se sobrestimará.

Efecto de la Fatiga y el Sobreentrenamiento

Según el modelo de Rosenblueth y Simeone (1934), la FC y su modulación están determinadas principalmente por el efecto inotrópico y cronotrópico de ambas ramas del sistema nervioso autónomo en el miocardio y el nódulo sinusal. El aumento de la actividad nerviosa parasimpática ralentiza la FC, mientras que el aumento de la actividad nerviosa simpática acelera la FC.

El sobreentrenamiento en atletas resulta del estrés o agotamiento a largo plazo debido al desequilibrio prolongado entre el entrenamiento, en combinación con otros estresores externos e internos, y la recuperación. El síntoma cardinal de sobre entrenamiento es la disminución del rendimiento. Algunos de los síntomas adicionales son fatiga temprana, cambios en el estado de ánimo, dolor muscular y trastornos para dormir.  Originalmente el sobreentrenamiento se definió de acuerdo a los efectos que tiene en el sistema nervioso autónomo. Se diistinguió entre una forma simpática y una forma parasimpática. Esta última, parasimpática y probablemente la forma más crónica de sobreentrenamiento es dominante en los atletas de resistencia y conduce a un pronóstico relativamente malo, ya que a menudo requiere períodos de recuperación prolongados. Hasta la fecha, no se ha determinado un único indicador de sobreentrenamiento. Sin embargo, la FC y la HRV están estrechamente relacionadas con la actividad parasimpática y simpática y los cambios en el sistema nervioso autónomo debido a que el sobreentrenamiento puede reflejarse en cambios de estas dos variables.

En un estudio de Billat et al. (1999) se demostró que la FC disminuyó en los corredores después de un período de entrenamiento intensivo. Más recientemente, Hedelin et al. (2000) también encontraron una disminución significativa de la FC (aproximadamente 5 latidos/min menos) en cinco intensidades submáximas diferentes después de 6 días de aumebto de la carga de entrenamiento. Sin embargo, Halson et al. (2002) y Jeukendrup et al. (1992) informaron que sus participantes en estado de overreaching tenían FC submáximas similares a aquellas en condiciones normales.

Se ha demostrado que la FC durante el ejercicio máximo disminuye cuando los individuos están en overreaching. Jeukendrup et al.(1992) , por ejemplo, mostraron que después de 14 días de entrenamiento intensificado, la FC máxima de los ciclistas disminuyó significativamente. La mayoría de los estudios que involucran respuestas de la FC en atletas en overreaching, han encontrado disminuciones marcadas en la FC máxima, mientras que los cambios en la FC durante el ejercicio submáximo son menos claros.

Autor

Stefano Amatori

PhDc Universidad de Urbino, Italia.

Referencias

Achten J & Jeukendrup AE. Heart Rate Monitoring: Applications and Limitations. Sports Med, 2003; 33(7): 517-538.

Bellenger CR, Fuller JT, Thomson RL, et al. Monitoring Athletic Training Status Through Autonomic Heart Rate Regulation: A Systematic Review and Meta-Analysis. Sports Med, 2016; 46: 1461-1486.

Billat VL, Flechet B, Petit B, et al. Interval training at VO2max: effects on aerobic performance and overtraining markers. Med Sci Sports Exerc, 1999; 31():156-163.

Bosquet L, Merkari S, Arvisais D & Aubert AE. Is heart rate a convenient tool to monitor overreaching? A systematic review of the literature. Br J Sports Med, 2008; 42: 709-714.

Buchheit M. Monitoring training status with HR measures: do all roads lead to Rome? Frontiers in Physiology, 2014; 5(73): 1-19.

Halson SL, Bridge MW, Meeusen R, et al. Time course of performance changes and fatigue markers during intensified training in trained cyclists. J Appl Physiol 2002; 93(3): 947-956.

Hedelin R, Kentta G, Wiklund U, et al. Short-term overtraining: effects on performance, circulatory responses, and heart rate variability. Med Sci Sports Exerc, 2000; 32(8): 1480-1484.

Jeukendrup AE, Hesselink MKC, Kuipers H, et al. Physiological changes in male competitive cyclists after two weeks of intensified training. Int J Sports Med, 1992; 13(7): 534-541.

Lamberts RP, Lemmink KAPM, Durandt JJ & Lambert MI. Variation in Heart Rate during Submaximal Exercise: Implications for Monitoring Training. Journal of Strength and Conditioning Research, 2004; 18(3): 641-645.

Rosenblueth A & Simeone FA. The interrelations of vagal and acceleration effects on the cardiac rate. Am J Physiol, 1934; 110: 42-55.

Rowell LB. Human cardiovascular adjustment to exercise and thermal stress. Physiol Rev, 1974; 54: 75-159.

Ten Haaf T, Foster C, Meeusen R, et al. Submaximal heart rate seems inadequate to prescribe and monitor intensified training. European Journal of Sport Science, 2019.

Zavorsky GS. Evidence and Possible Mechanisms of Altered Maximim Heart Rate with Endurance Training and Tapering. Sports Med, 2000; 29(1):13-26.

registro endurance
Facebook Comments


%d bloggers like this: