Historia de las Bicicletas en el triatlón: Parte 2

Como
continuación del blog de la semana pasada, les presentamos esta vez la segunda
parte de la traducción de un artículo originalmente escrito porTom Demerly para JustTriTalk.com. Esperemos que les resulte tan
interesante como la primera parte (ver Parte
I
).

El
equipo de Entrenamiento Óptimo.

promo

Figura 1. La Quintana Roo Superform diseñada
por el miembro del Hall de la Fama del Triatlón, Dan Empfield fue la primera
bicicleta de producción muy accesible equipada con aerobars.

En
la primera parte de nuestra Historia de las Bicicletas para Triatlón, observamos las
bicicletas de ruta utilizadas en los triatlones desde principios de los 80
hasta 1987. Solo con algunas excepciones observadas a fines de 1986, las
bicicletas de los triatlón no tenían manillares aerodinámicos denominados
“aerobars”. En 1987 el deporte cambió completamente con la introducción de
los primeros aerobars.

Figura 2. El ciclista top de los años 80,
Mike Pigg, utilizando una bicicleta de ruta convencional Trek OCLV con los
primeros manillares aerodinámicos ajustables. Observen como Pigg se ha
desplazado hacia adelante, hacia la parte anterior del sillín, algo que causaba
incomodidad en los triatletas en 1987.

Los
primeros ciclistas que utilizaron los aerobars simplemente acoplaban las barras
en sus bicicletas de ruta justo antes de cada competición. Los triatletas
descubrieron la tendencia a desplazarse hacia adelante en el sillín cuando utilizaban
los aerobars en bicicletas de ruta convencionales, lo que producía mucha
incomodidad en el sillín y dificultades en el manejo de la bicicleta. Dan
Empfield notó esto. Nos comunicamos via-e mail con Dan Empfield fundador de
Quintana Roo y del sitio web Slowtwitch.com e
inventor de la bicicleta de triatlón y del traje de neopreno utilizado en los
triatlones, para realizarle algunas preguntas sobre el desarrollo de su bicicleta
de triatlón con aerobars:

“Las primeras bicicletas para triatlón que yo
diseñé realmente llevaban las nuevas barras en el lugar en que todos suponíamos
que debían estar.” Dan Empfield.

Entrevistador: ¿Dan Empfield, podría relatarnos algunos detalles de cómo inventó la
bicicleta para triatlón?

Empfield: “Tengo dones. Dos en particular. El primero,
es el don de la incomodidad cognitiva. Sé cuando estoy incómodo. Lo reconozco. Lo
paso mal. Mi incomodidad me golpea los hombros, constantemente, y me dice,
“Eh! Eh! Eh!” en cada palmadita. Mi segundo don es que he saboreado
las hamburguesas con queso. Si algo me gusta, a la mayoría de las personas les
va a gustar cuando lo prueben. Con esto en mente, cuando utilizamos los aerobars
en el 87, inmediatamente apareció la palmadita en mi hombro diciéndome eh, eh,
eh, en cada pedaleada. Por lo que tenía que seguir dando vueltas con la
bicicleta, y mi posicionamiento en ella, hasta que las palmaditas se marcharan.
Esto también ocurría con Mark Allen, Pauli Kiuru y muchas otras personas. Todos
nos dimos cuenta que solo necesitábamos adelantar los sillines para poder
aprovechar las ventajas de esas barras. Las primeras bicicletas para triatlón
que yo diseñé realmente ponían la bicicleta en la posición en que todos suponíamos
que debía estar para utilizar las nuevas barras.”

Figura 3.De izquierda a derecha: Jim Felt, el fundador de
Felt Bicycles; Dan Empfield, inventor de la bicicleta de triatlón; y bien a la
derecha, el autor de este artículo.

Figura 4. El atleta y empresario Emilio De
Soto, fundador de De Soto Sport, posa con una de las primeras bicicletas de
triatlón Quintana Roo, probablemente una Superform. Observen los cambios (Grip
Shift shifters) en los aerobars Scott DH, el disco trasero Early HED confeccionado
principalmente con fibra de vidrio y el margen de sección profundo como el
inventado por Steve Hed. La bicicleta también tenía pedales Keywin Speed y un sillín
único con un refuerzo de acolchado en la parte anterior.

Entrevistador: El estudio de Ian Garside sugirió que se alcanzaba un mejor rendimiento
con una bicicleta de triatlón con el sillín en un ángulo más pronunciado en
comparación con una bicicleta de ruta, con sillín en un ángulo normal. A partir
de ese momento el estudio de Garside tuvo algunos detractores. ¿Usted sugiere
que el sillín en un ángulo más pronunciado mejorará el rendimiento en el
segmento de bicicleta?

Empfield: “No creo que los estudios de Garside y de otros que observaron lo
mismo hayan controlado los factores que les permitirían demostrar sus conclusiones.
Ninguno controló el ángulo de la cadera, algo que plantea dudas sobre toda la
serie de estudios que argumentan que usted puede ir más rápido con una
bicicleta con un sillín en un ángulo más pronunciado. Y eso es una pena porque,
Garside y casi todos los demás afirmaron en sus estudios: – se ha observado que los
ciclistas que corrieron en bicicletas con ángulos de asiento más pronunciados realizaron
escapadas más rápidas -.”

En
2005, clasifiqué todas las posiciones de las bicicletas en Kona en las
categorías ángulo pronunciado o ángulo poco pronunciado. Luego registré los
tiempos finales, tiempos parciales y los analicé en base a los ángulos del
asiento. Jordann Rapp y yo hicimos esto. Aproximadamente 1000 bicicletas tenían
ángulos pronunciados, y 600 bicicletas tenían ángulos poco pronunciados. Sí,
los ciclistas con ángulos pronunciados pedalearon más rápido. Y corrieron más
rápidamente. Solo había un problema: también nadaron más rápidamente. Al final,
lo único que podemos afirmar es que los mejores atletas seleccionaron el ángulo
muy pronunciado. Dicho esto, yo creo que Garside y el resto de investigadores se
dieron cuenta de algo y creo que muchos triatletas lo descubrieron por si
mismos. Lo que yo pienso que realmente ocurre es: se obtiene una ventaja durante
aproximadamente 5 km en la carrera a pie. Y recuerden que eso es lo que Garside
observó. Si analizamos sus datos con profundidad, fueron los primeros 5
kilómetros de los 10 kilómetros que los sujetos corrieron a pie donde casi toda
la velocidad se puso en juego. Después de esto, mi opinión es que la fatiga
acumulada durante la carrera superará cualquier cosa que se haya hecho en la
bicicleta. Por lo tanto, si usted es un sprinter,
efectivamente podrá realizar un segmento más rápido en una bicicleta con
ángulo mas pronunciado. Pero si usted es un atleta de Ironman, solo podrá
obtener ventaja en las primeras millas, y desde aproximadamente los 5 KM hasta
el fin de la maratón, no importará cual sea el ángulo del asiento de la
bicicleta que utilice. Por ello, los ángulos más pronunciados producirán más
beneficios en distancias Half-Ironman o menores. Dicho todo esto, creo que
también queda bastante claro que usted pedaleará más rápidamente si usted pedalea
con un ángulo mas pronunciado.”

Figura 5. Bicicleta Quintana Roo Redstone.

Dan
Empfield amplió su invención de bicicleta triatlón con las primeras “superbicis”
de triatlón, una término aplicado a muchas bicicletas actuales cuyos cuadros tienen características
aerodinámicas. La figura 5 muestra la Quintana Roo Redstone. Observen el carenado
aerodinámico, los radios aerodinámicos hechos por HED, y la horquilla laminada
aerodinámica “Carbon-aero”, todos adelantados una década.

Autor

Carlos Sanchis Sanz

http://umbralanaerobico.es/

Capacitaciones Relacionadas

Curso de
Preparación Física Integral en Triatlón

Talleres

Taller de
Entrenamiento Intervalado o HIIT (High Intensity Interval Training) en los
Deportes de Resistencia

Fuente original

http://justtritalk.com/history-of-tri-bikes-part-2-enter-the-aerobar/

registro endurance
Facebook Comments


%d bloggers like this: