¿Qué es aquello que hace que los hermanos Ingebrigtsen de Noruega sean corredores excepcionales?

Dos estudios analizaron durante siete años el entrenamiento realizado por el medallista de oro olímpico Jakob Ingebrigtsen y sus dos estelares hermanos. Aquí les contamos lo que encontraron los investigadores.

Durante los juegos olímpicos de Tokio 2020, el corredor noruego de 20 años, Jakob Ingebrigtsen, se llevó el oro en la final masculina de 1500 metros con un imponente récord olímpico de 3:28.32 desbancando así al campeón mundial Timothy Cheruiyot de Kenia. Jakob viene de una familia con un talento asombroso; sus hermanos mayores Henrik (30) y Filip (28) son corredores condecorados en media y larga distancia y compitieron también en los Juegos Olímpicos (Henrik en Londres y Filip en Río) en la categoría de los 1500 metros. Si bien Jakob es el único en haber ganado una medalla olímpica de oro, los tres hermanos han sido ganadores de los Campeonatos Europeos en 1.500 metros y tienen su Récord Personal en 5000 metros con 13:15.75, 13:11.75, y 12:48.45 respectivamente.

¿Por qué son tan buenos?. Aunque realizar una investigación analítica exhaustiva de los planes de entrenamiento exitosos para corredores es un privilegio poco común, hoy tenemos la fortuna de que un estudio publicado en 2019 por el International Journal of Sports Science and Coaching exploró el curioso caso de los mega talentosos hermanos Ingebrigtsen. El estudio rastreó el entrenamiento del trío durante siete años. Esta investigación junto con otro paper publicado en 2019 por The Journal of Strength and Conditioning Research el cual cubría siete años del entrenamiento realizado por atletas élite que iban desde un corredor de 10K en 26:44 hasta un corredor de maratón en 2:03:23, ayudaron a desbloquear una serie de características genéticas y de entrenamiento las cuales han provocado el dominio de los hermanos noruegos.

Ambos reportes respaldan en términos generales el ya conocido sistema de distribución de la intensidad del entrenamiento 80/20. Esto es: el 80% de los kilómetros en intensidades suaves y el 20% en intensidades altas. No obstante, los reportes también presentan nuevos surcos que vale la pena considerar.

 

Dos Generalistas, un Especialista

Los dos hermanos mayores (Henrik y Filip) jugaron fútbol y compitieron en ski de fondo cuando eran jóvenes. No se enfocaron en el atletismo sino hasta los 17 años más o menos. En ese punto, comenzaron a incrementar gradualmente su entrenamiento a 90-100 millas por semana (aprox. 160 km), todo bajo la atenta supervisión de su padre Gert. Particularmente, él monitoreaba la frecuencia cardíaca durante cada una de las sesiones de entrenamiento así como la acumulación de lactato en los trabajos de intervalos en pista.

Jakob Ingebrigtsen del equipo de Noruega celebra la consecución de la medalla de oro en la final masculina de 1.500 metros durante el día número 15 de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 en el Estadio Olímpico, el día 7 de Agosto de 2021 en Tokio, Japón.

 

Jakob se unió al club de atletismo a los 7 años y participó en esprints, carreras de obstáculos y en salto. A la edad de 10 años corrió una carrera de cross country de 8,2 Km a menos de 3:45/km. También esquió de forma competitiva hasta los 12 años pero abandonó el deporte mucho antes que sus hermanos. Ellos fueron más generalistas en el deporte durante varios años, mientras que Jakob se convirtió en especialista en su pre-adolescencia. Al ver el éxito de sus hermanos en las carreras de distancia, decidió que quería seguir sus pasos.

El debate entre probar varios deportes versus especializarse en uno desde una edad temprana es uno bastante acalorado por estos días; más aún con la salida del nuevo libro de David Epstein, Range, donde cita evidencia que respalda el primer enfoque. Jakob Ingebrigtsen podría ser resultar ser un argumento que apoye la especialización. Naturalmente, son muchos los factores que entran en juego para determinar el ascenso de un atleta a lo más alto de la cima.

 

Intervalos Crucero Controlados

Parece que los hermanos Ingebrigtsen realizan un tipo de entrenamiento en una forma diferente al resto de los corredores. Ellos no hacen carreras continuas (o tempo runs) por sí solas. En lugar de eso, corren intervalos de 2000 a 3000 metros con su padre mientras miden los niveles de lactato. Esto prevendría que se excedan en dichos entrenamientos – una trampa en la que es muy fácil caer.

Henrik Ingebrigtsen.

 

Los Ingebrigtsen realizan un porcentaje relativamente alto de sus millas semanales (entre 23% y 25%) corriendo estas largas repeticiones a un ritmo de intervalo un poco más lento, cerca del 82% al 92% de su frecuencia cardíaca máxima. Al tener a su papá cerca midiéndolo todo, ellos se aseguran de no excederse durante estos largos intervalos.

Su papá no es el único miembro de la familia que es importante. Tal como cuenta Filip: “Nuestra madre siempre ha sido una parte extremadamente importante del equipo familiar. Siempre tiene lista la comida cuando volvemos a casa después de un entrenamiento y ha lavado miles de kilos de ropa deportiva llena de sudor.” Ella también es una corredora.

 

Padres Bien Elegidos y un Gran Nivel de Entrenamiento Inteligente

El autor del estudio Ingebrigtsen, Leif I. Tjalta de la Universidad de Stavanger, propuso una lista de las razones detrás del éxito de los hermanos:

  1. Han tenido demasiada suerte con la mezcla de sus genes. Parece que han nacido con talento para los deportes de resistencia.
  2. Han entrenado bastante desde una edad temprana.
  3. Han incrementado su volumen de entrenamiento de forma gradual, año tras año.
  4. Su padre, quien es su entrenador, tiene todas las sesiones de intervalos estrictamente controladas junto con medidas de frecuencia cardíaca y concentración de lactato en sangre.
  5. Durante la adolescencia, el enfoque principal fue el acondicionamiento de resistencia de base. El volumen de entrenamiento intenso de alta intensidad fue limitado.
  6. Ellos han seguido un programa de entrenamiento con niveles relativamente altos de intervalos semanales en y por encima del umbral (20% a 25% del volumen semanal).
  7. Son mentalmente fuertes, les encanta competir, y tienen un gran nivel de confianza en sí mismos.
  8. Son hermanos, competidores, y compañeros de entrenamiento quienes aprenden uno del otro y se inspiran entre sí.

Jakob Ingebrigtsen corriendo en los 1500 metros en el Campeonato Mundial de Atletismo Sub20 Julio, 2018.

 

 

No se trata de los entrenamientos largos y difíciles

El paper de los investigadores españoles se publicó varios meses antes que el estudio sobre los Ingebrigtsen. Sus sujetos de estudio corrieron en promedio cerca de 3000 millas al año (aprox. 4800 km), o 55 millas (88 km) por semana, durante un periodo de siete años. Los corredores hicieron cerca del 66% de su entrenamiento a ritmos suaves y el 34% a intensidades más altas.

El autor, Arturo Casado, se preguntó si podría replicar el trabajo de K. Anders Ericsson quien desarrolló “la hipótesis de las 10000 horas” al investigar las rutinas de “práctica deliberada” de los músicos que lideran el top de las listas. Casado resolvió que intentaría buscar lo mismo en sus atletas élite, clasificando sus entrenamientos de carrera a ritmo suave como no-deliberados (ya que eran relajados y prácticamente no requerían de esfuerzo) y sus entrenamientos más difíciles (carreras continuas, intervalos cortos y largos, contrarreloj y competencias) como deliberadas. Pensó que solo los días difíciles tendrían correlación con un eventual éxito.

Sus resultados mostraron lo contrario.

De hecho, el volumen total de entrenamiento tenía la mayor correlación con el rendimiento máximo con un .75. Esto, seguido por la carrera a ritmo suave (con una correlación de .68), carrera continua / tempo run (.58) y finalmente por los intervalos cortos (.56). Los intervalos largos tuvieron una menor correlación con el rendimiento (.22). Y las contrarrelojes y las competencias no tuvieron en esencia ninguna correlación, tal vez porque los corredores top le apuntan a ganar en las grandes competencias en lugar de alcanzar los tiempos más rápidos.

Casado concluyó que, si los corredores desean alcanzar su potencial, “existe una necesidad fundamental de que los atletas corran distancias considerables.” Además: “Las carreras continuas (tempo runs) contribuyen al rendimiento ya que son tanto una fuente importante de distancia acumulada como de especificidad en el entrenamiento. Asimismo, los entrenamientos de intervalos cortos parecen ser un componente clave a la hora de programar un entrenamiento variado, mientras que los entrenamientos largos son menos importantes.”

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Traducción

Juliana Bermeo

Nota Original

https://www.podiumrunner.com/training/what-makes-norways-ingebrigtsen-brothers-such-exceptional-runners/

Facebook Comments


%d bloggers like this: