Revisión de los métodos más utilizados para el control de la carga de entrenamiento

AUTOR

Stefano Amatori

Posgrado en Ciencias del Deporte

PhD Student en la Universidad de Urbino

promo

Técnico de Triatlón del 1º Nivel por la Federación Italiana Triatlon (FITRI)

 

Introducción

A medida que los atletas se esfuerzan por mejorar su rendimiento, se requieren modificaciones en la carga de entrenamiento, particularmente aumentos en frecuencia, duración e intensidad. Las cargas de entrenamiento se ajustan varias veces durante el ciclo de entrenamiento para aumentar o disminuir la fatiga dependiendo de la fase de entrenamiento.

Controlar la carga de entrenamiento de los atletas es esencial para determinar si se están adaptando a su programa de entrenamiento, entendiendo las respuestas individuales al entrenamiento, evaluando la fatiga y la necesidad asociada de recuperación, y minimizando el riesgo de sobre-entrenamiento, lesiones y enfermedades.

 

Definición de carga de entrenamiento

Las medidas de la carga de entrenamiento se pueden categorizar como internas o externas. La carga de entrenamiento interna se define como los factores estresantes biológicos (tanto fisiológicos como psicológicos) que se le imponen al atleta durante el entrenamiento o la competencia. Las medidas como la frecuencia cardíaca, el lactato sanguíneo, el consumo de oxígeno y el esfuerzo percibido (RPE) se utilizan comúnmente para evaluar la carga interna. Por otro lado, la carga de entrenamiento externa es una medida objetiva del trabajo realizado por el atleta durante el entrenamiento, y se evalúan independientemente de las cargas de trabajo internas. Las medidas comunes de carga externa incluyen potencia, velocidad, aceleración, análisis de tiempo-movimiento y parámetros del sistema de posicionamiento global (GPS).

La carga externa es importante para comprender el trabajo realizado y las capacidades del atleta; la carga interna también es crítica para determinar la carga de entrenamiento y la adaptación posterior. Analizar como las cargas externas e internas interactúan sirve para comprender la exigencia del el entrenamiento del atleta. De hecho, puede ser la relación entre las cargas externas e internas lo que ayude a revelar la fatiga. Por ejemplo, en el ciclismo, utilizando la carga externa, la potencia puede mantenerse durante la misma duración; sin embargo, dependiendo del estado de fatiga del atleta, esto se puede lograr con una frecuencia cardíaca alta o baja o una percepción de esfuerzo alta o baja. Es este desacople o divergencia entre cargas externas e internas pueden ayudar a diferenciar entre un atleta fresco y uno fatigado.

 

¿Cómo se monitorea la carga de entrenamiento en deportes de resistencia?

Una amplia variedad de métodos de monitoreo de carga interna se usan comúnmente en deportes de resistencia, incluyendo evaluaciones de RPE, inventarios psicológicos, impulso de entrenamiento (TRIMP) y medidas fisiológicas tales como frecuencia cardíaca, concentraciones de lactato en sangre y consumo de oxígeno. La evaluación concurrente de medidas de carga específicas (externa e interna) permite una evaluación del estrés fisiológico y psicológico combinado y también permite a los entrenadores de evaluar el estado de fatiga/recuperación del atleta, ajustar la prescripción de entrenamiento y determinar las relaciones entre estas cargas y el rendimiento.

Aunque no existe un marcador único y definitivo que pueda cuantificar con precisión las respuestas de aptitud y fatiga al entrenamiento, el desarrollo y la validación de equipos y métodos para cuantificar el entrenamiento de resistencia y la competencia se han desarrollado considerablemente en los últimos años.

 

Medidas psicológicas para monitorear las cargas de entrenamiento

Las diferencias interindividuales e intra-individuales en el potencial de recuperación, la capacidad de ejercicio, los factores estresantes no relacionados con el entrenamiento y la tolerancia al estrés pueden explicar los diferentes grados de vulnerabilidad experimentados por los atletas en condiciones de entrenamiento idénticas. La clave es evaluar a los atletas individualmente, controlarlos regularmente y comparar los datos obtenidos longitudinalmente. Los estudios de sobre-entrenamiento han demostrado que los indicadores psicológicos son más sensibles y consistentes que los indicadores fisiológicos (Meeusen et al., 2013).

Los cuestionarios y diarios pueden ser un medio relativamente simple y económico de determinar la carga de entrenamiento y las respuestas subsiguientes. Es importante destacar que la frecuencia de la administración del cuestionario y la duración del cuestionario deben considerarse para maximizar el cumplimiento y evitar la “fatiga” del cuestionario. Una serie de cuestionarios se identifican en la literatura y son utilizados por programas deportivos de alto rendimiento. Estos incluyen el perfil de estados de ánimo (POMS) (Morgan et al, 1987), el cuestionario de recuperación de estrés para los atletas (REST-Q-Sport) (Kellmann et al, 2000), el análisis diario de las demandas de vida para los atletas (DALDA) (Rushall BS, 1990), y la escala de recuperación total (TQR) (Kentta et al, 1998).

Además, la pérdida o privación del sueño puede tener efectos significativos en el rendimiento, la motivación, la percepción del esfuerzo y la cognición, así como en otras numerosas funciones biológicas. El monitoreo de la calidad y cantidad del sueño puede ser útil para la detección temprana y la intervención antes de que se observen disminuciones del rendimiento y de la salud. El uso de diarios simples que indican las horas de sueño y la calidad del sueño percibida puede ser útil.

En la figura 1 se muestra un resumen de algunos métodos comunes utilizados para controlar la carga de entrenamiento del atleta.

 

Figura 1. Summary and Evaluation of Some Common Methods Used to Monitor Athlete Training Load and/or Responses. From: Bourdon et al. 2017.

 

¿Por qué es importante el control de la carga del atleta?

Un objetivo principal de la supervisión de la carga debería ser ayudar e informar la toma de decisiones del entrenador sobre la disponibilidad del atleta para el entrenamiento.

Los entrenadores deben seleccionar herramientas de monitoreo internas y externas que se adapten a su situación específica. Tenga en cuenta que una combinación de trabajo realizado (carga externa) y el impacto del trabajo realizado por el atleta (carga interna) proporciona una evaluación de la capacidad del atleta para manejar la sesión entregada. Si se implementa longitudinalmente, una combinación de control interno y externo también puede proporcionar información sobre la adaptación de la carga de entrenamiento de los atletas. Idealmente, se debería emplear una combinación de herramientas objetivas y subjetivas. Esto asegura un equilibrio igual entre la percepción del atleta y la práctica cuantificable.

Con la cantidad creciente de datos disponibles de los dispositivos de control, en combinación con mediciones de carga interna, surge la necesidad de incorporar esta información en una base de datos y sistema de administración de datos que da como resultado un acceso eficiente a información significativa. Son muchas las plataformas existentes, yendo éstas desde una gran complejidad de análisis y control de datos de cuantificación de la carga, hasta simples app de control y diario de entrenamiento (Training Peaks, Endurance Tool, …).

 

Analizando datos de carga de entrenamiento

Uno de los principales desafíos para los entrenadores que recopilan datos de entrenamiento es poder analizarlos para hacer inferencias significativas sobre la eficacia de los procesos de entrenamiento. De hecho, ha habido un aumento reciente en el número de informes científicos y estudios de casos que utilizan diversos análisis de datos de carga de entrenamiento.

La siguiente sección describe algunos de los métodos comunes utilizados para analizar estos datos de carga de entrenamiento.

  • Fitness–Fatigue Model. El modelo original de “fitness-fatigue” desarrollado por Banister et al. (1975) esencialmente sugiere que el impulso de entrenamiento (o carga de entrenamiento) provoca respuestas de adaptación que aumentan el rendimiento, pero también produce respuestas de fatiga y esas disminuyen temporáneamente el rendimiento. Aunque este enfoque se ha utilizado para guiar la planificación del entrenamiento y predecir el rendimiento futuro y los niveles de aptitud y fatiga en varios estudios, ha sido criticado por simplificar demasiado las relaciones complejas entre la capacitación y el rendimiento.
  • Acute:Chronic-Workload Ratio. El ACWR es una simplificación del modelo de de Banister, que utiliza promedios variables para comparar las cargas de entrenamiento completadas en un período reciente (generalmente ~ 5-10 d) con la carga de entrenamiento crónica completa durante un período más largo (por lo general ~ 4-6 wk). Recientemente se ha informado que este enfoque analítico identifica el riesgo de lesión en una variedad de atletas (Hulin et al, 2016; Murray et al, 2016; Bowen et al., 2017). Un método alternativo es usar una media móvil ponderada exponencialmente para el cálculo de cargas agudas y crónicas, que asigna una ponderación decreciente para compensar los efectos de latencia de las cargas.
  • Internal:External-Load Ratio. La relación entre carga interna y carga externa evalúa el estrés psicofisiológico experimentado por el atleta (frecuencia cardíaca, RPE, lactato sanguíneo, etc.) durante el entrenamiento, en el contexto de la carga de entrenamiento externo completada, y puede usarse para inferir el estado de entrenamiento del atleta. Por ejemplo, un aumento en la carga interna ante una carga externa estándar puede inferir fatiga del atleta o disminución de la aptitud, mientras que una carga interna reducida (una frecuencia cardíaca o percepción de esfuerzo más baja a una carga externa estándar) indica que un atleta está ganando adecuación y hacer frente a la formación.

 

Conclusiones

En varios contextos deportivos específicos, cada método presenta sus propias fortalezas y limitaciones. La aparición de nuevas tecnologías, junto con nuevos enfoques analíticos, sugiere que pronto estarán disponibles herramientas cada vez más poderosas para predecir el rendimiento y el riesgo de lesiones. Sin embargo, hasta la fecha no se ha identificado ninguna medida que pueda cuantificar con precisión las respuestas de aptitud y fatiga al entrenamiento o predecir el rendimiento.

De hecho, es probable que la naturaleza del monitoreo sea muy diferente según el deporte y más de una herramienta de monitoreo se utiliza con frecuencia.

Si bien puede existir un acuerdo en relación con los principales hallazgos y recomendaciones de este artículo, reconocemos que la decisión sobre qué herramientas de monitoreo o técnicas de utilizar debe permanecer a los profesionales que trabajan en el deporte.

La utilización de principios científicos para el control de la carga puede ser un medio importante para reducir el riesgo de sobre entrenamiento, para prevenir enfermedades y lesiones. Con muchos atletas expuestos a altas cargas de entrenamiento y alto estrés de entrenamiento y competencia, es necesario administrar los riesgos asociados con los posibles resultados negativos y mantener una salud psicológica y psicológica óptima y el bienestar del atleta.

 

Referencias bibliográficas

Bourdon et al. Monitoring athletes training loads: consensus statement. International Journal of Sports Physiology and Performance. 2017, 12, S2-161-S2-170

Halson SL. Monitoring Training Load to Understand Fatigue in Athletes. Sports Med. 2014, 44 (Suppl 2): S139–S147

Meeusen R, Duclos M, Foster C, et al. Prevention, diagnosis and treatment of the overtraining syndrome: joint consensus statement of the European College of Sport Science (ECSS) and the American College of Sports Medicine (ACSM). Eur J Sport Sci. 2013, 13(1): 1–24.

registro endurance
Facebook Comments


%d bloggers like this: