Por qué los corredores perfeccionistas sufren mas lesiones

Los investigadores analizan los aspectos psicológicos asociados a las lesiones en el running.

Si le preguntas a tu médico o fisioterapeuta por qué te has lesionado nuevamente, seguramente te harán preguntas sobre tus zapatillas y sobre tu forma de correr, analizarán tu flexibilidad y fuerza y te darán algunos consejos sobre planes de entrenamiento y superficies donde deberías correr. Probablemente nunca le echarán la culpa a tu personalidad. Después de todo, las fracturas por estrés no son psicosomáticas.

Sin embargo recientemente, los investigadores han comenzado a prestar más atención a los factores “psicosociales” (la influencia de tu mente y de tu entorno más cercano en tu comportamiento) que pueden contribuir con la aparición de lesiones durante una carrera. Uno de los resúmenes más intrigantes presentados en la Conferencia del Colegio Americano de Medicina del Deporte en Minneapolis a principios de Mayo (2018), fue un análisis preliminar de los posibles vínculos entre el perfeccionismo y el riesgo de sufrir lesiones. Es una línea de investigación muy nueva, pero vale la pena considerar los argumentos que plantea.

El estudio fue realizado por un equipo de la Universidad de Wisconsin-Oshkosh y dirigido por Lace Luedke. En el mismo, solicitaron a 34 corredores universitarios de fondo (18 hombres, 16 mujeres) que completaran un cuestionario que medía las tendencias perfeccionistas, y luego realizaron un seguimiento de sus avances durante ocho semanas para ver si el perfil psicológico podía predecir quien tenía más posibilidades de lesionarse. La respuesta obtenida fue SI, definitivamente. Los corredores que exhibieron “preocupaciones perfeccionistas” fueron, notablemente, 17 veces más propensos a sufrir una lesión que les obligó a abandonar el entrenamiento en comparación con el resto de los corredores.

promo

La escala de perfeccionismo estableció tres sub-factores diferentes: altos estándares personales, que pueden ser útiles; preocupaciones por cometer errores, que pueden ser perjudiciales; y dudas sobre las acciones, que también pueden ser perjudiciales. Cuando se compararon los sub-factores individuales, se observaron algunas diferencias estadísticamente significativas entre los 15 corredores que se lesionaron y los 19 que no sufrieron lesiones. Los corredores lesionados obtuvieron puntajes más altos tanto en los aspectos vinculados a sus errores (23,5 vs. 19,9 en esa escala en particular) y a sus dudas sobre las acciones (14,5 vs. 11,4). Pero es la combinación de altos estándares personales con preocupaciones sobre errores o dudas sobre acciones la que sería particularmente tóxica.

La siguiente pregunta obvia es: ¿por qué? ¿Los perfeccionistas simplemente entrenan más duro y por lo tanto se lesionan más?. Si es así, es posible que sus altas metas les permitan obtener tiempos de carrera más rápidos a pesar de estar expuestos a un mayor riesgo de lesiones, en cuyo caso no está claro que esto sea un problema. Pero también es posible que los perfeccionistas sean más susceptibles a tomar malas decisiones de entrenamiento: se niegan a tomarse un día libre en las primeras etapas de una lesión o aumentan el entrenamiento más rápidamente de lo que su cuerpo puede manejar. (Mi suposición personal, como siempre, es que probablemente intervienen ambos factores). Luedke y sus colegas podrán eventualmente arrojar algo de luz sobre estas cuestiones con un análisis más detallado de los datos que han recopilado, que incluya detalles sobre la niveles de entrenamiento y rendimiento en las carreras de los sujetos.

El estrés mental asociado con el perfeccionismo también podría desempeñar algún rol. Cuando contacté a Luedke para consultarle sobre el estudio, ella mencionó otro estudio reciente que fue publicado el mes pasado por investigadores de la Universidad Wake Forest en American Journal of Sports Medicine. Este fue un estudio mucho más amplio en el cual se efectuó el seguimiento de 300 corredores recreativos durante dos años, y su objetivo fue determinar cuales factores podían ser utilizados para predecir quién se lesionaría. Midieron todo tipo de predictores de lesiones típicas, pero descubrieron que “contrariamente a varias creencias tradicionales, la flexibilidad, la altura del arco, el ángulo del cuádriceps, el movimiento de la pierna atrasada, la fuerza de las extremidades inferiores, el kilometraje semanal, el calzado y las lesiones previas” no tenían ningún valor predictivo (al menos en esta cohorte).

En cambio, los predictores mas importantes para en este grupo fueron la rigidez de la rodilla (una medida de cuánto se dobla la rodilla cuando se aplica una fuerza dada) y la presencia de “una mala calidad de vida relacionada con la salud mental y estados emocionales más negativos, como estar nervioso, irritable y nervioso”. Los autores especulan que los corredores estresados pueden ser menos cuidadosos al prestar atención a las señales de advertencia de una inminente lesión. Hay evidencia, por ejemplo, de que los estados de ánimo negativos se asocian con un rango más limitado de enfoque atencional, por lo que es posible que el atleta no respete las señales corporales que le sugieren que es necesario detener el entrenamiento.

Para Luedke, una de las preguntas clave que aún sigue siendo debatida es si el perfeccionismo es un rasgo de personalidad que no puede ser superado. En ese caso, el objetivo para los entrenadores (y para futuras investigaciones) debería ser encontrar formas de guiar los programas y las progresiones de entrenamiento para reducir los riesgos asociados con el perfeccionismo. Alternativamente, si el perfeccionismo es un temperamento que puede ser modificado, entonces el objetivo debería ser encontrar formas de manejarlo. Luedke afirma que los psicólogos aún discuten este tema.

Insisto, el punto principal aquí no se trata de que las lesiones que se producen en el runningsean todas psicológicas, o sean un castigo por tus debilidades psicológicas. Aun así, para cualquiera que conviva con corredores, no es difícil creer que existan algunos rasgos de personalidad que se asocian con el riesgo de lesiones. Uno de los planteos que he realizado con frecuencia a lo largo de los años, es que deberíamos prestar más atención a los errores que se comenten en el entrenamiento (aumentar el kilometraje demasiado rápido, no realizar una adecuada recuperación, etc.) como los causales de lesiones en running,en lugar de gastar todo nuestra energía buscando zapatillas mágicas o buscando alcanzar la zancada perfecta. La pregunta más profunda, y la que Luedke y otros autores están empezando a explorar es: ¿por qué seguimos cometiendo errores tan obvios?.

Autor

Alex Hutchinson

Nota Original

https://www.outsideonline.com/2317016/why-perfectionists-get-more-shin-splints

Referencias Recomendadas

Hutchinson Alex. Endure: Mind, Body, and the Curiously Elastic Limits of Human Performance.

Facebook Comments


%d bloggers like this: