Deportistas recuperados de covid-19

“Pasado, presente y futuro”

Sin dudas el impacto de la Pandemia en nuestros hábitos y costumbres ha dejado huella, el deporte como parte de nuestras vidas es una herramienta de bienestar y salud. La infección por Covid19 podría analizarse desde una perspectiva pasada (prevención), presente (situación epidemiológica actual) y el futuro que sin dudas nos dará respuestas y mejores estrategias sanitarias.

Desde el punto de vista médico la mejor estrategia sigue siendo la prevención con las medidas ya conocidas, pero nos encontramos ante un número cada vez mayor de casos (presente) y también de recuperados, quienes consultan sobre el pronóstico inmediato y alejados, relacionado a complicaciones cardiovasculares del Covid19.

Numerosos estudios muestran riesgos de afectación del sistema cardiovascular y lesión cardiaca por COVID-19 asociado con un aumento de la mortalidad.

Existen marcadores biológicos en sangre que nos permiten una valoración pronóstica en fase aguda: troponinas, interleucina-6, PCR proteína C reactiva y ferritina sérica entre otros, siendo indicadores de enfermedad grave.

La respuesta inflamatoria del huésped(paciente) es responsable del desarrollo del síndrome de distrés respiratorio, inflamación vascular y lesión miocárdica (célula cardíaca) no obstante, hay muchas personas que presentan síntomas leves, incluso ausencia a pesar de estar infectados.

Tras una infección activa, el ejercicio intenso puede disminuir nuestras defensas y generar complicaciones principalmente arritmias en casos de compromiso miocárdico silente.

Actualmente no disponemos de suficientes datos para describir la presentación de miocarditis (inflamación del musculo cardíaco) asociada a COVID-19 clínicamente leve o incluso para predecir su resultado a largo plazo.

Todas aquellas personas recuperadas y preparadas para reanudar el entrenamiento tras las debidas restricciones impuestas por las administraciones deberían realizarse una evaluación cardiovascular clínica cuidadosa en combinación con biomarcadores y pruebas cardiacas (ecocardiograma Doppler, Ergometría,Holter y Resonancia magnética de ser necesaria) según evolución clínica y test iniciales.

Factores de Riesgo

Se conoce que distintas enfermedades de base se asocian una alta morbilidad y mortalidad (cardiopatía previa, diabéticos, obesos, enfermedad renal, inmunodeprimidos, ancianos).

Sin embargo, individuos jóvenes y deportistas también pueden sufrir formas graves en un porcentaje menor al 5%.

El ejercicio moderado constituye una estrategia preventiva en salud cardiovascular, hablamos de ejercicio físico moderado (30-60 minutos/día, 3-5 días por semana) a un 60-80% de la capacidad máxima se asocia con una disminución en el riesgo de infección del tracto respiratorio, mientras que los niveles bajos de actividad física regular parecen estar asociados con un mayor riesgo de infección del tracto respiratorio.

En el otro extremo actividades intensas y con cargas de trabajo de entrenamiento de muy alta intensidad, pueden presentar alteraciones inmunes transitorias, inflamación, estrés oxidativo y daño muscular, con un probable aumento del riesgo de enfermedad en períodos de entrenamiento de alta intensidad.

Muchas personas jóvenes con infección por COVID-19 parecen desarrollar una enfermedad relativamente leve y recuperarse casi por completo durante 5-7 días.

El mayor riesgo de transmisión durante el entrenamiento es más probable en ciertos entornos donde los deportistas entrenan en grupos, practican deportes de contacto, no respetan las medidas de distanciamiento social o de higiene personal, y utilizan instalaciones comunes como vestuarios.

La norma actual de distanciamiento social de 2 metros parece efectiva cuando estás quieto o parado en el interior o cuando estamos en el exterior con poco viento. Ahora bien, cuando una persona está realizando esfuerzo físico las partículas se quedan en el aire y la persona que corre detrás puede estar respirando el llamado “flujo deslizante”. Se está generando una nube de gotas tras ellos que se extiende más de 1,5 metros. Ante estos hallazgos se propone mantener una distancia de al menos 4-5 metros cuando estemos caminando, y de 10 metros al correr o rodar en bicicleta.

Estrategias de Evaluación en Deportistas recuperados

La (figura 1) que recomienda la realización de pruebas de troponina de alta sensibilidad y/o estudios cardiacos para todos los deportistas sintomáticos, de tal modo que, si los niveles de troponina son mayores al percentil 99 o un estudio cardiaco es anormal(electrocardiograma de reposo, Ergometría, Ecocardiograma o RMN)  deberíamos seguir las pautas de regreso a la actividad como si se tratase de una miocarditis, es decir, valorar reinicio de actividad después de 3 a 6 meses, basándonos en resultados de pruebas diagnósticas.

En el caso de deportistas con pruebas normales, el algoritmo recomienda una lenta reanudación de la actividad con control y vigilancia para confirmar ausencia de deterioro.

A modo de resumen se recomienda un periodo de reposo relativo de 2 semanas en casos leves, extendiéndose a 4 semanas en casos de mayor compromiso inflamatorio (fiebre elevada) y en casos de neumonía previo control médico y de estudios complementarios.

Figura 1. Toma de decisiones en deportistas COVID-19 positivo según síntomas y pruebas diagnósticas.

 

Todavía queda mucho por aprender y estas recomendaciones están sujetas a posibles cambios.

Destacando que la actividad deportiva supervisada por personal médico es indispensable en la prevención y seguimiento de estos casos.

 

Autor

Dr PABLO SENATRA Médico Cardiólogo

Coordinador Cardiología del Deporte DICAMEN

Coordinador HALSA Salud Deportiva

 

Referencias

  • Game Plan for the Resumption of Sport and Exercise After Coronavirus Disease 2019 (COVID-19) Infection. Phelan D, Kim JH, Chung EH. JAMA Cardiol. Published online May 13,2020. doi:10.1001/jamacardio.2020.2136
  • Return to sports after COVID-19 infection: Do we have to worry about myocarditis? Schellhorn P, Klingel K, Burgsthaler C. European Heart Journal, Published May 2020
  • Hull JH, Loosemore M, Schwellnus M. Respiratory health in athletes: facing the COVID-19 challenge. Lancet Respir Med 2020. [published online April 8, 2020Chen P, Mao L, Nassis GP et al. Coronavirus disease (COVID-19): The need to maintain regular physical activity while taking precautions. Journal of Sport and Health Science. March 2020, 9(2):103-104
  • Jiménez-Pavón D, Carbonell-Baeza A, Lavie CJ. Physical exercise as therapy to fight against the mental and physical consequences of COVID-19 quarantine: Special focus in older people. Prog Cardiovasc Dis 2020 [published online ahead of print, Mar 24, 2020]. doi:10.1016/j.pcad.2020.03.009
  • Guía de reincorporación a la práctica deportiva en el deporte de competición. Sociedad Española de Medicina del Deporte (SEMED) Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM) Versión 01. Mayo, 2020. http://www.femede.es/documentos/Guia_reincorporacion_deporte-05.pdf
  • Blocken B, Malizia F, van Druenen T, Marchal T. Towards aerodynamically equivalent COVID19 1.5 m social distancing for walking and running. http://www.urbanphysics.net/Social%20Distancing%20v20_White_Paper.pdf
  • Monmeneu JV, Dominguez-Mafe E, Andres-Soler J, et al. Subacute perimyocarditis in a young patient with COVID-19 infection. European Heart Journal – Case Reports, 2020 [published online May 23, 2020].
Facebook Comments


%d bloggers like this: